Con un diseño ergonómico y una innovadora tecnología de sensores infrarrojos, el Dräger X-am® 5600 es uno de los instrumentos de detección de gases más pequeño para la medición de hasta 6 gases. Este robusto detector estanco al agua, ideal para aplicaciones de monitorización personal, realiza mediciones precisas y fiables de vapores y gases explosivos, inflamables y tóxicos, además de oxígeno.

Compartir

Descripción

  • dispositivo de detección de 1 a 6 gases
  • para monitorización personal del aire
  • detección de gases explosivos, inflamables y tóxicos, además de vapores y oxígeno

Pequeño pero robusto

Pequeño, ligero y práctico: el detector de gases X-am 5600, robusto y estanco al agua, está diseñado para utilizarse con una sola mano en entornos industriales exigentes. A prueba de agua y polvo conforme al grado de protección IP 67 y con funda de goma integrada, el dispositivo ofrece una funcionalidad óptima incluso en las condiciones más difíciles.

Tecnología de infrarrojos duradera

Gracias a su gran estabilidad y a su resistencia ante la contaminación, el uso de los sensores infrarrojos Dräger puede prolongarse, por lo general, hasta ocho años. Esta tecnología avanzada reduce notablemente el coste de propiedad, porque se necesitan menos sensores de repuesto. Además, solo es necesario recalibrar el sensor IR cada 12 meses, lo que reduce igualmente los costes de mantenimiento.

Sensor individual o doble: resultados de medición precisos

El sensor IR Ex permite la medición de hidrocarburos explosivos y combustibles dentro del rango del límite inferior de explosividad. El sensor IR CO2, con una resolución de medición de 0,01 vol. %, ofrece mediciones seguras y exactas así como advertencias alertando de concentraciones tóxicas de dióxido de carbono en el ambiente. Para aquellas aplicaciones en las que se necesita expresamente una medición fiable de las sustancias explosivas y de CO2, las ventajas de ambos sensores pueden obtenerse por medio de un sensor doble (Dual IR CO2/Ex).

También en combinación con hidrógeno

Además de los hidrocarburos, el hidrógeno también es un gas potencialmente explosivo. Puesto que los sensores con tecnología de infrarrojos no advierten del peligro de explosión del hidrógeno, el detector de gases X-am 5600 combina las señales de dos sensores (Ex por infrarrojos y H2HC electroquímico) para la detección fiable del hidrógeno. El X-am 5600 ofrece las ventajas de esta tecnología libre de envenenamientos, que se puede utilizar en áreas donde hasta ahora solo se habían empleado sensores catalíticos Ex.

Posibilidades de monitorización variadas

Gracias a la combinación de la innovadora tecnología de infrarrojos y a los últimos y diminutos sensores electroquímicos Dräger XXS, este detector de 1 a 6 gases detecta concentraciones explosivas, combustibles y nocivas de O2, Cl2, CO, CO2, H2, H2S, HCN, NH3, NO, NO2, PH3, SO2, O3, aminas, mercaptanos, COCl2 y vapores orgánicos. Con el software para PC Dräger CC-Vision, los sensores pueden intercambiarse, calibrarse o transformarse fácilmente según las necesidades de las diferentes aplicaciones.

Uso flexible

Una bomba externa opcional a la que se le pueden acoplar sondas de hasta 45 m de longitud es la solución perfecta para realizar mediciones preliminares a la entrada de tanques o conductos. Para monitorizar áreas completas, el detector de gases X-am 5600 puede usarse en combinación con el innovador monitor de área Dräger X-zone 5500.

Adecuado para Zona 0 en entornos explosivos

Este pequeño y fiable detector de gases es adecuado para usarlo en áreas clasificadas como Zona 0, que son aquellas en las que existe un riesgo de explosión muy elevado. Puede usarse también con la bomba Dräger X-am® Pump y con el Dräger X-zone 5500.

Monitorización de área

En combinación con el Dräger X-zone 5500, el detector de gases puede utilizarse en varias aplicaciones de monitorización de área. Es posible interconectar de forma automática hasta 25 unidades del Dräger X-zone 5500 para formar un perímetro de seguridad inalámbrico. Esta interconexión de dispositivos de monitorización de área permite proteger rápidamente áreas más extensas, como conductos o tanques, incluso en el contexto de paradas para mantenimiento en plantas industriales.