Dräger Flame 5000 es un detector antideflagrante de llama basado en imágenes en color. Cada detector funciona de forma autónoma e incorpora, en una sola unidad, un sistema de CCTV integrado; procesamiento de señal digital y algoritmos de software para procesar imágenes de vídeo en directo e interpretar las características de una llama.

Compartir

Descripción

Inmunidad frente a falsas alarmas

El exclusivo algoritmo de software de Dräger Flame 5000 es capaz de discriminar entre incendios reales y otras fuentes radiantes que pueden hacer que los detectores convencionales se vuelvan insensibles o produzcan alarmas no deseadas. El detector es inmune a fuentes comunes de alarmas no deseadas, por ejemplo, trabajos con llamas vivas, emisiones calientes de dióxido de carbono y llamaradas. De este modo se convierte en un compañero excelente en plataformas petrolíferas o plantas industriales.

Máximo campo de visión y rango de detección

Dräger Flame 5000 puede detectar fuegos de 0,1 m2 o más a una distancia de 44 m en un campo de visión horizontal de 90°. El campo de visión del detector tiene forma de pirámide rectangular y representa una proyección radial del elemento de detección; esto proporciona la mayor área y rango de cobertura estándar que cualquier otro detector de llamas disponible en la actualidad.

Salidas flexibles

Con relés integrados, Flame 5000 funciona como dispositivo de alarma independiente sin otros equipos de control. También puede integrarse en un sistema de control con sus tres salidas de relé o una señal de 0 a 20 mA. Transmite imágenes de vídeo en directo, pero no es necesario usarlas: el transmisor sigue siendo un completo detector de llamas. Su tarjeta de memoria registra lo que acontece antes y después de una alarma para su análisis. Está disponible con carcasa de aluminio o de acero inoxidable.

Intervención segura y rápida

El vídeo en directo ofrece verificación visual instantánea del fuego, así no hay que enviar personal a situaciones potencialmente peligrosas y se reduce el riesgo de lesiones. Un dispositivo de verificación óptica comprueba si hay contaminación en la ventana y se asegura de que su campo de visión no esté obstaculizado justo delante del detector.

Prueba funcional

El simulador de llamas Dräger FS 5000 pone a prueba los detectores de llamas Dräger a distancias de hasta 8 metros. Se necesitan menos andamios o escaleras para acceder al detector; así se reducen los costes de mantenimiento. Los componentes electrónicos están alojados en una carcasa diseñada para áreas peligrosas de Zona 1.

Fácil de instalar y usar

El detector es muy fácil de instalar con un soporte de montaje de acero inoxidable. El soporte de montaje pivotante hace que el dispositivo siempre esté orientado hacia las fuentes potenciales de fuego. Los trabajadores pueden identificar el estado del dispositivo por su luz LED de tres colores.