La robusta cámara térmica Dräger UCF® 8000 ofrece imágenes de calidad excelente y gran precisión. La cámara es intrínsecamente segura y está homologada para utilizarse en entornos potencialmente explosivos, incluida la zona 1 según ATEX.

Compartir

Descripción

Imágenes claras

Mejor visión general, más detalles

Extremadamente robusta

Esta cámara es fiable incluso en los entornos más duros y difíciles y en las aplicaciones más exigentes. La Dräger UCF 8000 cuenta con una carcasa prácticamente indestructible, presenta una alta resistencia al calor y al estrés mecánico derivado de su uso específico. Las cámaras Dräger UCF 8000, gracias a su alta clase de protección de IP 67, resisten a las típicas condiciones que surgen durante una operación, como agua y polvo. La moderna tecnología de las baterías de iones de litio proporciona unos tiempos de funcionamiento generalmente de cuatro horas, lo que aporta tranquilidad a los usuarios en misiones prolongadas.

Cómodo manejo con una sola mano

Utilizar la cámara Dräger UCF 8000 permite tener siempre una mano libre: se trata de un plus de incalculable valor para una libertad de movimientos añadida del usuario. Su diseño compacto y un peso reducido y bien equilibrado de tan solo 1,4 kg facilitan su manejo con una sola mano. Su funcionamiento intuitivo hace que la cámara pueda utilizarse de forma segura y se aprovechen al máximo todas sus funciones en situaciones de máxima tensión. Una base extraíble muy resistente permite al usuario tirarse al suelo y dejar la cámara de pie sin tener que soltarla. También ofrece otras opciones de transporte para una gran comodidad de uso.

Protección frente a explosiones para mayor seguridad

El peligro de explosión es frecuente especialmente en misiones sin fuego. Esto significa que el equipo que se utiliza no debe ser una fuente de ignición. Dräger UCF 8000 es la herramienta de elección incluso en este tipo de situaciones. El dispositivo es intrínsecamente seguro y está homologado para utilizarse en entornos potencialmente explosivos, incluida la zona 1 según ATEX.

Funcionalidad extendida

El procesamiento optimizado de las imágenes ofrece una visión general más rápida en pocos segundos. Con Dräger UCF 8000 se puede incluso ver qué hay “a la vuelta de la esquina” en caso de que el equipo limite la libertad de movimientos o el campo de visión. La función de “congelación instantánea” sirve para proporcionar un fotograma congelado de la imagen térmica en la pantalla. El personal puede así examinar y comprobar incluso zonas de difícil acceso con rapidez y seguridad. El puntero láser integrado simplifica notablemente la señalización de los puntos de peligro (como puntos calientes) a otros miembros del equipo, y sirve para definir claramente la ruta de ataque. Dräger UCF 8000 siempre proporciona una resolución de alta temperatura, incluso en situaciones de mucho carga térmica. De esta manera es posible detectar con la máxima resolución objetos más fríos, como personas situadas en las proximidades de un incendio. Las funciones integradas de vídeo y sonido y la posibilidad de grabar imágenes sueltas son parte de las opciones de serie de Dräger UCF 8000.

Interfaz USB estándar

La cámara térmica se suministra con una interfaz USB 2.0 de serie para facilitar la configuración de la cámara (p. ej., definir una imagen de inicio individual) y para transferir la imagen térmica directamente a un ordenador. Las imágenes y secuencias de vídeo grabadas que se utilicen a efectos de documentación también pueden transferirse a un ordenador.

Grabación continuada con una tarjeta de memoria

Si se agota la capacidad de grabación de aproximadamente 2 horas, la caja negra de la UCF 8000, al igual que ocurre en la UCF 7000, garantiza un uso extendido del vídeo de imágenes térmicas. Si se llena la memoria, la cámara grabará encima del principio de la grabación. La grabación continuará automáticamente.